Receta para paella de pollo

La paella de pollo es uno de los platos clásicos de la cocina española y por tanto de la dieta mediterránea. El arroz con pollo es una de las recetas de arroz tradicionales en multitud de lugares del mundo, pero preparado al estilo paella, sólo se da en el Levante español, especialmente en la Comunidad Valenciana, la cuna de la paella. 

Su fondo de arroz lo convierte en un plato muy enérgico y saludable con bajo contenido en grasas, mucha proteína, además de estar muy bueno, de ahí que sea un plato muy popular entre la mayoría de los comensales.

La paella de arroz con pollo es el básico dentro de los arroces tipo paella. 

Por ello, en este artículo desde Arrozitos te enseñaremos a cocinar una sencilla y rica paella de pollo con verduras con la que sorprender a tus invitados durante cenas familiares o cenas con amigos. Y es que es un plato perfecto por su sencillez, precio, rapidez de preparación y porque se puede preparar para el número de personas que se desee siempre y cuando se cuente con un paella lo suficientemente grande y suficientes ingredientes.

Ingredientes para la paella de pollo (4 personas):

El secreto para hacer una suculenta paella de pollo es preparar un sofrito de alta calidad,  arroz de primera y usar caldo de pollo “casero”. 

Y es que con esta base, el resultado de tu paella definitivamente será todo un éxito. En cualquier caso, para preparar tu paella con pollo para comensales, necesitarás los siguientes ingredientes: 

  • 250 g. pollo troceado
  • 200 g. arroz bomba 
  • 175 g. judías
  • 100 g. pimiento rojo
  • 100 g. pimiento verde
  • 100 g. cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 diente de ajo
  • 3 cdas. de salsa tomate o medio tomate pequeño triturado
  • 0,5 l. caldo pollo casero
  • 1 cda. carne pimiento choricero
  • 6-7 hebras de azafrán
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de tomillo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal (al gusto de cada casa)

¿Cómo hacer una paella de pollo fácil? A continuación te explicaremos una de las maneras más fáciles y rápidas de elaborar una paella de pollo. ¡Manos a la obra! 

Preparación de la paella de pollo

Primero de todo, prepara un caldo de pollo casero para el arroz, no uses caldos comerciales si quieres conseguir un resultado de calidad. Mantenlo caliente durante el proceso de preparación para emplearlo en el momento exacto.

Una vez tengas el caldo casero de pollo, tendrás que retirar toda la grasa que presente el pollo (es decir, lo limpiamos). Se recomienda emplear contramuslos, muslitos o una pechuga picada que suelen ser parte poco grasas y muy sabrosas del pollo.

El siguiente paso, será calentar un poco el aceite de oliva en la paella para dorar la carne de pollo por ambos lados. Cocinamos el pollo hasta que esté completamente sellado. Una vez esté sellada la carne, retirar de la paella y mantener en un plato a parte u otro recipiente mientras preparamos el sofrito.

Para el sofrito, picamos el ajo, se pelan las cebollas y se pica en dados pequeños. 

Lavamos los pimientos y los cortamos en dados pequeños. Pelamos y lavamos las zanahorias también, y luego las cortamos en brunoise.

Una vez tienes preparados todos los ingredientes del sofrito, calienta una pequeña cantidad de aceite de oliva en la misma paella (que cubra toda la superficie) y se añaden los pimientos picados, cebollas y zanahorias. 

Después habrá que añadir las judías verdes y añadir 3 cucharadas de tomate frito o medio tomate triturado, sal y mantener en el fuego (medio) entre 15-20 hasta que las judías estén blandas. Es importante que prestemos atención al sofrito para evitar que se queme. Para ello, debemos remover todo y ajustar la temperatura si fuese necesario.

Cuando se está terminando de hacer el sofrito (2 o 3 minutos antes), no olvides de añadir la carne de pimiento choricero, azafrán, laurel y ramitas de tomillo.

Preparación final de la paella de pollo

Cuando el sofrito de verduras esté listo, añade a la paella el pollo y una vez ligue un poco con el sofrito, abre un espacio en medio de la paella y echa el arroz. Luego sofríelo durante 2 o 3 minutos y mezcla todos los ingredientes bien.

Hecho esto, cúbrelo con el caldo de pollo que preparaste al inicio en una proporción de 2 partes de caldo por 1 de arroz (o 2, 5 de caldo si no quieres el arroz tan seco).

Cocina el arroz, una vez que el caldo empiece a hervir a fuego alto, estable y uniforme durante 20 minutos. 

Prueba un poco de arroz a medio cocer para comprobar si le falta sal y echa de forma equitativa sin mover el arroz hasta el final de la cocción (cuando se evapore el caldo).

Una vez se haya cocido el arroz, quitamos la paella del fuego. Lo cubrimos con un paño grande de algodón y dejamos reposar unos minutos. Este tiempo es crucial para que los granos de arroz alcancen su punto ideal y los granos permanezcan sueltos.

¡Y a comer nuestra deliciosa paella de pollo! Hemos preparado una estupenda receta de paella de pollo al estilo clásico. 

Información nutricional:

Los ingredientes principales de esta sencilla paella de pollo, son el arroz y el pollo. El primer tipo, el arroz, es un grano que nos aporta carbohidratos. Por tanto, estamos hablando de una comida muy energética. Pero, ¿qué más nos puede aportar?

  • Aporta energía: 

Como mencionamos, debido a que el arroz es rico en carbohidratos, puede brindar energía a tu cuerpo y ayudar al correcto y normal funcionamiento del cerebro.

  • Previene la obesidad: 

El arroz no contiene grasas nocivas, colesterol o sodio y debe ser parte integral de una dieta bien balanceada.

  • Mejora el metabolismo y la salud cardiovascular:

El arroz es una excelente fuente de vitaminas y minerales para el cuerpo, entre los cuales podemos destacar la vitamina D, el hierro, el calcio, tiamina,  fibra, etc.

Por su parte, el pollo nos aporta proteínas, además de vitaminas tan importantes como la B12 y minerales como el hierro, que son fundamentales para nuestra salud. Se trata de carne magra que siempre que la cocinemos sin piel, aportará una pequeña cantidad de grasa a los platos aunque muy inferior a otro tipo de carnes como el cerdo o el vacuno. 

Es por ello, que el pollo provee de los siguientes beneficios nutricionales:

  • Aumenta el nivel de serotonina en el cerebro y mejora nuestro estado de ánimo. Y es que aporta proteínas que contribuyen al organismo y ayudan a combatir la pérdida ósea.
  • El pollo es rico en fósforo, que es un mineral esencial para nutrir los dientes y huesos, así como los riñones y el hígado.
  • Mantiene los vasos sanguíneos saludables, los niveles de energía son altos y no aportar una gran cantidad de grasas, por lo que se recomienda a personas que quieren controlar su peso y mantener una dieta y actividad física saludables.

Si estás pensando en preparar una paella de pollo y no tienes todos los ingredientes, no te apures. En Arrozitos contamos con diversidad de arroces en nuestra carta que te invitamos a probar. Haz tu pedido y te lo llevamos a casa o ven a recogerlo a nuestros locales de Alcobendas y/o Montecarmelo. 
Contacta con nosotros sin ningún tipo de compromiso y te ayudaremos a elegir el ideal con el que sorprender a tus comensales.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Deja una respuesta